Estamos rotos…

Siempre estamos rotos,
un corazón no sana
una vez hecho pedazos,
simplemente,
nos acostumbramos al dolor,
dejamos de sentir,
o alguien,
con algo de paciencia y tacto,
recoge los pedazos
y los intenta unir…

¡Te extraño!…

¡Te extraño! Esa sensación tengo cada que no estoy a cinco centímetros de tu beso; ¡te extraño! Eso siento cada que no me pierdo en tu mirada para recorrer tu alma; ¡te extraño! Ese vacío me dejas cada que tu respiración no me eriza la piel; ¡te extraño! ¿Cómo no echarte de menos? ¿Cómo no necesitarte cada que te encuentras tan lejos de mí?…

Comparte conmigo…

Quiero que conmigo compartas tus sueños, tus pasiones, tus deseos, pero también tus miedos, tus defectos, tus peores momentos, tus ausencias, tu destiempo, tus platicas en medio de los desvelos, tus pretextos, tus berrinches y tantos enojos que no nos llevarán a ninguna parte y sólo pasarán a ser una anécdota más de que en algún momento fuimos nuestros…

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: