Nada más qué decir…

Estos labios no tienen nada más qué decir,
al partir, te llevaste toda mi capacidad de sentir,
de vivir, me dediqué simplemente a existir,
sin dar sentido a cada latir,
asistí cada día a una procesión
en la que sólo transmití cuánto
dolor me había provocado
que de nosotros decidieras desistir…

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: