Te convertiste…

Te convertiste en un camino lejano
que por momentos sentí que no recorrí,
un mapa a ninguna parte,
un recuerdo al cual nunca pude volver,
un sentimiento que me emboscaba y de vacío me llenaba,
un encuentro que tarde o temprano se bifurcaba,
un hola que de inmediato me daba la espalda y se marchaba,
una esperanza que cada día me decía no,
la ilusión que se apagaba y saltaba por
la ventana sin siquiera decirme adiós…

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: