En nuestros cuerpos nos supimos perder…

Cerramos la puerta
y nos acomodamos lentamente en el diván,
cada caricia era una delicia,
de nuestros labios no nos podíamos separar,
así transcurrió la tarde,
el silencio sólo era interrumpido
por algunos sonidos llenos de placer,
no hubo descanso, nos llegó la noche,
en nuestros cuerpos nos supimos perder…

Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: