No tengo antídoto para curar tu falta…

La nostalgia se cuela por la ventana
mientras la cordura se me escapa,
no tengo antídoto para curar tu falta,
soy un desastre,
un fantasma que se vuelve loco
cuando tu ausencia me asalta,
se cuelga de mi espalda
y me abofetea con la esperanza
de una vuelta que debo saber es falsa…

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: