Mi alma te demanda…

Su olor estaba en mí,
todavía llevaba la esencia del fino rocío
matinal que había impregnado sobre mi piel,
y recordaba cada beso y cada caricia que
hizo que ese aroma se permaneciera ahí,
saciando mi alma, que desde tu marcha,
te demanda…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: