Esperanza de amarnos…

Breve fue mi dicha, el tiempo transcurrido
entre tus sábanas blancas,
tu cintura y tu sonrisa fue efímero
y fue consumiendo mi sangre
y mis ansias de tenerte,
perdiéndose en la brisa sin decirme adiós,
dejándome solamente la esperanza
de que alguna vez más
volverás para empezarnos a amar…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: