Me enseñaste…

Me enseñaste, poco a poco, a anhelarte,
a suspirarte, a pensarte a cada instante,
todas las noches soñarte,
a echarte tanto de menos y no parar de extrañarte,
¿por qué no me enseñaste a dejar de necesitarte?…

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: