Una y otra vez…

Y regresaba, una y otra vez,
era adicto a sus besos,
a sus caricias, a su cuerpo,
tenía algo en la piel
que me hacía dependiente
a su ser, a querer marcharme
y no poderlo hacer…

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: