En mis soledades…

Y en mis soledades ardientes,
donde mi piel
extraña tu pasión,
mis manos tienen una
conversación íntima
con tu recuerdo,
cuando sólo tu tacto
me haces vibrar…

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: