Desesperado…

No creo en la suerte ni en supersticiones,
pero mi desesperación es tal,
que cada que dan las once con once,
arrojo una moneda al pozo
que hice en medio de la casa,
con tal de que, de la manera que sea,
el destino, Dios, o cualquier ente superior
te me pueda conceder…

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: