Antojo…

Eres ese antojo de siempre,
esas ansías descontroladas
de a besos comerte,
¿cómo podrías dudar de ello,
si te me escurres en el deseo
de cada día repetir esos instantes
en que a caricias
nos hemos matado la pasión?…

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: