Debimos…

Ojalá nos hubiéramos destrozado la ropa, el deseo, las ganas, arañado las espaldas, me hubieras dado una cachetada mientras te propinaba una nalgada, todo en el sentido de la intimidad, nos hubiéramos follado de manera salvaje, con amor; debimos amarnos con locura, en lugar de hacernos trizas el alma y dejarnos estacionados en el desamor…

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: