La lluvia reduce distancias…

En el cielo entienden
que cuando llueve
las almas se estrechan,
los cuerpos de anhelan,
los corazones lejanos se extrañan,
que las almas se piden
con locura desesperada;
en el cielo entienden
que la lluvia provoca que
se reduzcan las distancias…

¿Cómo no temblar?…

Me mostraste el significado de una mirada y a decir -te amo- sin palabras, el valor de la presencia, que un segundo juntos siempre valía la pena, porque también me enseñaste lo que era tu ausencia, el vacío de no tenerte conmigo, ¿cómo es posible no temblar ante el hecho de que ahora nos hemos soltado y caminamos sin rumbo fijo, alejados del mismo destino?…

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: