Quédate…

Quédate,
al menos esta noche,
vamos a cumplirnos
todos los sueños,
despiertos…

Anuncios
Entrada destacada

Todo

Como polvorón, la vida se me deshacía, la cafetera no calentaba, dejé de esperar a que doblarás por la esquina porque tumbaron el muro que me impedía verte cuando a mí venías, la cama no me otorgaba el descanso que en tu ausencia yo necesitaba, la noche el sueño no me traía, todo era puro delirio, con el cigarrillo como una extensión más de mis labios, ¿cómo salir de este letargo? En la calle los niños ya no jugaban; en la iglesia, el sacerdote ya no rezaba, sólo maldecía que el sol tuviera meses que no iluminaba, todo era llanto del cielo de mi ciudad, todo era obscuridad; en mi pecho algo ya no latía, mi corazón no palpitaba, ¿te lo llevaste acaso cuando te marchaste? ¿O es que simplemente desistió? -Cobarde, vive, sólo fue alguien que no quiso quedarse a tu lado-, me recriminaba, pero en realidad sólo buscaba engañarme, consolarme, hacer sutil a ese inmenso dolor que estrujaba a mi corazón, que me quemaba las entrañas; -cobarde, vive, sólo fue alguien que no se quedó a tu lado-, me repetía una y otra vez, sin convencerme, porque no era alguien, lo era todo…

Entrada destacada

Ojalá la felicidad nos pille sonriendo, felices, se confunda y no sepa si quedarse o por sentirse no requerida, huir del miedo al ver que dos personas sonrían como locos, como si en el mundo nada malo pasara, como si la belleza radicara sólo en la mirada prendida de nuestra silueta, enamorados, amándonos…

Entrada destacada

Quiero que en cada uno de mis amaneceres, el alba venga acompañada de un beso que se sienta eterno como si fuera el último, de un beso que me invite a no salir de la cama y sólo perdernos entre las sábanas para amarnos ignorando la existencia de un mañana…

Entrada destacada

Después de una noche a tu lado, de charla, vino, recorrernos a besos, demostrarnos en cada caricia el deseo, llenarnos de orgasmos y de sensaciones la piel, al despertamos abrazados, te pido susurrando <habla bajo, que aún quiero conservar el recuerdo de nuestra noche, que no se entere la costumbre, que hemos despertado>…

Entrada destacada

Te propongo…

Te propongo querernos en silencio, que me entregues tus noches, yo darte mis días; te propongo no querernos sólo a ratos, más bien sin medidas, sin recatos, a destiempo, con locura, no amarnos a medias tintas, no ser ecos de un abismo, no sabernos seguros a pesar de que sea totalmente tuyo y tú exclusivamente mía; te propongo matarnos el frío en aquellas noches gélidas, no cambiarnos oro por espejos, cumplirnos aquello que nos prometimos, porque las palabras se hacen nada con el viento; te propongo sernos leales y fieles, y si en algún momento sentimos que dejamos de querernos, recordar esos viejos tiempos en los que la vida sólo nos regalaba sonrisas y todo era mucho mejor estando nosotros dos, sentenciando -qué se jodan todos, que al fin y al cabo, esto es nuestro y de nadie más-; te propongo no dejar de amarnos, no ser amor de verano que muere como hoja seca del otoño, aunque tampoco quiero que vivamos una eterna primavera, porque nada como acurrucarnos y retozar para descongelar el alma cuando el frío apriete más; te propongo entregarnos nuestras vidas, porque he visto en mis sueños que no soportaría el infierno de una realidad sin ti…

Entrada destacada

Yo sólo quiero que vengas a detener el tiempo, a hacer esta noche eterna, que traigas tus caricias, tus besos, tu sensualidad, la lascivia de tu cuerpo, la pasión de tu sexo, el rocío del amanecer en la piel, y que nos cuide la luna, que haremos el amor sin pudor, olvidando que tenemos heridas del ayer…

Entrada destacada

¿Y cuándo me canse de escribirte? ¿Y cuándo no tenga animo de nombrarte? ¿Y cuando deje de extrañarte? ¿Y cuándo mis dedos ya no busquen a tientas tus manos? ¿Y cuándo en la calle ya no encuentre en cada persona tu rostro? ¿Y cuándo olvide el aroma de tu piel? ¿Y cuándo pueda dormir sin pensar en ti? ¿Qué harás ese día, cuando me haya olvidado de ti?…

Entrada destacada

Entre el eco de los -te amo- que pronuncié a viejos amores y el silencio incomodo de sus adioses, florecerán nuevas esperanzas, nuevos amores; entre el cielo que habita en cada caricia de tus manos, y el infierno que es esa distancia que me aleja de tus labios, el destino me dirá tu nombre…

Entrada destacada

Déjame viajar en tu cuerpo, ser quien conquista tu pecho, quedarme ahí en tus abrazos y calmar el frío de las caricias del pasado; déjame ser aire, rozar por siempre tu boca y ser ese beso eterno que se anide en tus labios, ser tu guía en el camino que te lleve a mí como tu destino…

Entrada destacada

Usted…

Es de usted de quien han escrito todos los poetas; es de ti que ha nacido toda la poesía; es por ti que las palabras aprendieron a rimar y entre prosa y prosa se hicieron versos que iluminan todo conticinio aún en los abismos más perdidos de mi alma; es usted por quien doblaban las campanas de mi corazón, por quien derramé mis primeras lágrimas de amor, por quien me levanté después de cada piedra que me tropezó en el camino hacía tu destino; es por ti que creí que a pesar de los defectos, puede existir la perfección; es por ti que comencé a sentir sed, y que ésta nace y muere en la comisura de tus labios; es por ti que conocí la locura en el vaivén de unas caderas, en el éxtasis de una caricia, en la profundidad de una mirada, que un sexo esconde los pecados más obscuros del infierno, así como la divinidad más gloriosa del cielo; es por usted por quien aprendí a sentir, a amar, a vivir, pero sobre todo, a soñar que en algún momento usted existirá para mí en la realidad…

Entrada destacada

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: